Dream Team

25 AÑOS DEL SUEÑO HECHO REALIDAD EN BARCELONA

Cuando se habla de Barcelona, en estas épocas, a muchos se les viene a la mente el equipo de futbol, las grandes demostraciones de Messi, otros pensarán en el arte y cultura que ahí se respira, en su Barrio Gótico, en el Templo expiatorio de la Sagrada Familia, en la Catedral de la Santa Cruz, en Las Ramblas y muchos otros puntos de atracción que hacen de Barcelona, la segunda ciudad mas grande e importante de España (todavía) después de Madrid.

Pero hacia el lejano 1992, todos esos datos nos resultaban por demás innecesarios para los aficionados al basquetbol, pues ahí, en Barcelona, se llevaron a cabo los XXV Juegos de la Olimpiada, una contienda que generaba gran expectación en el deporte ráfaga, pues fue la primera vez que el Comité Olímpico Internacional permitía que jugadores  profesionales participaran en una Olimpiada, dando con esto prácticamente fin al deporte amateur.

La noticia inmediatamente causó revuelo, pues la NBA (Asociación Nacional de Basquetbol, por sus siglas en inglés) anunciaba que habría un representativo norteamericano con jugadores profesionales. En un principio se pensaba en 2 o 3 jugadores, pero poco a poco las expectativas sobre un equipo con lo mejor de lo mejor harían que la liga reconsiderara la posibilidad de hacer realidad el sueño de muchos.

Lo primero que se hizo, fue designar al hombre que llevaría las riendas del equipo más poderoso de la historia, y fue Chuck Daly, entrenador de los Detroit Pistons, hombre que ya había conseguido un bicampeonato en la liga, el elegido. Tal vez, fue su carácter el que le dio ese lugar sobre Pat Riley, uno de los coaches más ganadores en la historia de la liga.

Venía entonces la incógnita de quiénes serían los jugadores elegidos, donde curiosamente no apareció ningún jugador que hubiese sido entrenado por el coach en turno. Fue así, como se dio a conocer la lista oficial del equipo estadounidense:

  • Patrick Ewing
  • David Robinson
  • Michael Jordan (que venía de ganar su segunda final en la liga), 
  • Larry Bird
  • Magic Johnson (y su controversia por ser portador del VIH) 
  • Chris Mullin
  • Clyde Drexler
  • John Stockton 
  • Scottie Pippen 
  • Christian Laettner (el considerado mejor jugador universitario de todos los tiempos, aunque como profesional no hizo gran cosa)
  • Karl Malone  
  • Charles Barkley (el odiado de la gente y por eso el que más expectativas causaba)

Superado el Torneo selectivo para la olimpiada, el llamado con justa razón “Dream Team” o en español, “Equipo de Ensueño”, llegaba a Barcelona y la gente se arremolinaba con tal de ver de cerca a sus ídolos, a las leyendas, a lo mejor de lo mejor. No era un equipo como en un All Star, donde prácticamente es una competencia de popularidad, no. Estados Unidos se tomó con toda la seriedad esta responsabilidad, pues en 1988 solo consiguieron un tercer lugar en un deporte que ellos inventaron por lo que no querían más fracasos.

Ver jugando en el mismo equipo a Magic con Jordan y Bird valía todo el boleto, aún cuando “La Leyenda” llegaba con problemas crónicos de espalda que quizá no le permitieron lucir, aun así, no por eso, dejó de hacer lo suyo en los pocos minutos que podía jugar. Por cierto, no fue Jordan el mayor anotador, este lugar lo tuvo Barkley.

Aunque se sabía que no había quien pudiera ganarle a este equipo, rebasando los 100 puntos en todos sus encuentros, bastaba con que se diera el salto inicial en cada partido de los Estados Unidos para que todo el Palacio de los Deportes de Badalona se iluminara con los flashes de las cámaras fotográficas que la gente llevaba, incluso, como detalle curioso, después de cada encuentro los jugadores de las selecciones que enfrentaban a los del Dream Team los seguían para pedirles un autógrafo o una fotografía, es más, no faltó quien buscaba al más puro estilo futbolero, intercambiar camisetas.

Han pasado 25 años de eso y aún quienes lo vivimos nos emocionamos al recordarlo, hoy, la gente puede ver esos partidos a través de internet, pero en aquellos ayeres, corríamos a comprar una cinta de video en formato Beta (los pudientes ya tenían VHS) para grabar esos juegos, escuchando los comentarios de Constancio Córdoba, Pepe Espinoza y un muy joven Enrique Garay, quienes les conservamos tenemos un tesoro muy valioso en esas más de 5 cintas de video.

Hoy hay grandes jugadores, hoy hay otras reglas, hoy las cosas han cambiado mucho, pero ese, el de Barcelona 92, es y será, por mérito propio y por toda la expectativa que causó, el único Dream Team. Ya han pasado 25 años y su lugar en la historia, ahí permanece.

Abogado litigante activo, aficionado a los deportes y preocupado por el bienestar y protección de los animales. Fiel dueño de un perro y amante del pozole blanco de Guerrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *