Ley kingpin a Rafa Márquez y Julión Álvarez

QUÉ ES LA LEY KINGPIN: situación legal de Rafael Márquez y Julión Álvarez

En aquellos años noventa, el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica era el señor Bill Clinton, sí, el famoso presidente que estuvo a punto de perder su cargo por un asunto relacionado con una becaria, ese que gustaba de tocar el saxofón, el que en las últimas elecciones apoyaba a su esposa y ya se imaginaba de regreso a la Casa Blanca, de ese presidente hablo.

Clinton, creó una ley que se conoce como “Ley Kingpin” y fue una manera de mermar la economía de los delincuentes colombianos y latinoamericanos, y para que fuera más grande, incluía a sus familias y a quienes hayan tomado participación en alguna actividad con ellos.

El Presidente, con la anuencia de diversos secretarios, entre ellos el del Tesoro de los Estados Unidos de Norteamerica, publica entonces una lista en donde hace públicos los nombres de quienes aparecen en dicha lista, y entonces, procede a congelar sus cuentas, incautar bienes y demás, no importando si eres la cabeza de un cártel u organización criminal o si eres un colaborador no directo.

Lo anterior ha sido así desde entonces y ahora esto toma más relevancia, al menos en lo social, porque dos mexicanos, figuras públicas, uno del deporte nacional (futbol) y otro de la música grupera en nuestro país, son mencionados en dicha lista y ello trae consecuencias.

La primera, y es automática, es el cierre de todo lo que tenga que ver entre ellos y el sistema financiero de los Estados Unidos de Norteamérica, pues la Ley Kingpin lo que trata de evitar es que estos supuestos criminales se beneficien del sistema financiero y comercial de dicho país. No pueden hacer negocios con nadie que sea norteamericano, tampoco con ninguna empresa, sin importar que se encuentre en cualquier país.

México, dados los tratados internacionales de colaboración con los Estados Unidos de Norteamérica, está obligado a colaborar con dicho gobierno, tal como lo hizo respecto a las sanciones impuestas a Venezuela y que tanto revuelo causaron por violar con ello la Doctrina Estrada.

La Secretaría de Hacienda de nuestro país ha ordenado que se congelen las cuentas de ambos personajes, no, no hay una denuncia en contra de ellos en nuestro país, tampoco están sujetos a ningún proceso y mucho menos han sido condenados, es más, ni siquiera fueron objeto de alguna auditoria donde el SAT determinara que tenían algún crédito que se encontrara vencido y con ello, legitimar su actuación, no, simplemente les congelaron sus cuentas en virtud de un convenio internacional.

En nuestro país, de acuerdo a la pirámide de Kelsen, la Constitución es el órgano máximo en cuanto a las leyes del país, sobre ella nada, y detrás vienen las leyes que emanan del Congreso junto con los Tratados Internacionales y ahí es donde todo se complica.

Hay un criterio no jurisprudencial de la Suprema Corte de Justicia que señala que los tratados internacionales están sobre las leyes federales, pero debajo de la Constitución, aún cuando el artículo 133 de dicho ordenamiento, señala que deben estar en el mismo nivel.

El hecho de aplicar una sanción a un individuo dentro del territorio mexicano en cumplimiento de un tratado internacional, como es el caso, nos hace ver que hay una anti constitucionalidad en muchos de los actos que se han suscitado en este caso, el más importante, la publicación de los nombres de estos dos personajes.

¿Si no has cometido un delito, por qué ser evidenciado? Esto va en contra de los derechos humanos, esos que en nuestra constitución el Estado es el encargado de vigilar y proteger, de hacerlos valer y de llevar a cabo las medidas necesarias para que todos gocen de esta facultad, la de sus derechos humanos, esto se encuentra en el artículo 1 de la Constitución misma.

Entonces, un tratado internacional, que está en la misma posición que una ley federal como lo es el Código Fiscal y la Ley de Instituciones Financieras, ha hecho que se congelen las cuentas de dos ciudadanos mexicanos por orden del gobierno de los Estados Unidos, pero dicha acción va en contra de la ley suprema del país (así las cosas en México).

Por décadas se ha conocido el servilismo de México hacia el país del norte, aún esperando que esto tenga un beneficio a nuestro país, sin embargo esto no sucede, servilismo que hace que México deje de proteger a sus ciudadanos y viole la Carta Magna para darle la razón a un gobierno extranjero, si esto pasa con dos personas públicas, ¿qué nos espera a los demás?

Márquez y Alvarez pueden defenderse e incluso, pueden llegar a la Corte Internacional para ésta de un fallo por haber una controversia de esta naturaleza, donde un tratado internacional, viola la Constitución, por supuesto, para que esto pase, aún falta mucho, pues primero deberán acreditar que las cuentas congeladas coinciden con sus ingresos, deberán ser fiscalizados y entonces si, en caso de no encontrarles nada extraño, deberán restituirles todos sus bienes, un caso donde la justicia y el derecho deben hacerse valer y que sea un precedente para que México sirva a los mexicanos y no a un país como nuestro vecino del norte.

Hoy por hoy, la Secretaría de Hacienda ha guardado silencio, quizás porque no entiende lo que está haciendo o quizás porque así se lo han ordenado, este es un país donde la ley puede ser pisoteada a placer por quienes dicen ser los encargados de hacerla valer y nosotros como ciudadanos no podemos permitir que esto siga pasando.
Abogado litigante activo, aficionado a los deportes y preocupado por el bienestar y protección de los animales. Fiel dueño de un perro y amante del pozole blanco de Guerrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *