corto circuito en el metro de la CDMX

LA PREOCUPANTE REALIDAD DEL METRO DE LA CDMX

Realidades como las de la Ciudad de México son el referente de un país donde las cosas no van bien. Siendo la capital, el flujo de personas que en ella habita, es por demás mayor. En la CDMX se concentra una gran parte de empresas y dependencias que dan trabajo a mucha gente; gente que necesita movilizarse y una de las opciones es el Sistema de Transporte Colectivo Metro.

El metro, es el sistema de transporte colectivo oficial más barato de todo el país, y aun así, se calcula que el ingreso diario por la compra de boleto (físico o virtual abonado a tarjeta) es de 31 millones de pesos DIARIOS, ya que el flujo de usuarios es de aproximadamente 6.2 millones al día.

Haciendo cuentas, esto sería al año mas de 900 millones de pesos, considerando que hace menos de un lustro el metro subió a 5 pesos por boleto, pues según el Jefe de Gobierno, esto era necesario para mejorar las condiciones del servicio, considerando el mantenimiento a las estaciones, a los trenes, a los vagones, a la red eléctrica, en fin, para mejorar el metro como tal, simplemente porque le hacía falta y no les alcanzaba con lo recaudado.

Y bueno, puedo entender que previo a la Reforma Política, el entonces Distrito Federal debía dar a la Federación los ingresos recaudados por servicios como éste y después la Federación le daría al gobierno local un presupuesto destinado al metro, pero con la reforma, ya la Ciudad de México goza de autonomía financiera y puede aplicar sus recursos propios como estime más conveniente.

900 millones de pesos al año al parecer no alcanzan para garantizar la seguridad del usuario, ya quedó demostrado con la serie de terribles fallas y accidentes ocurridos en el metro, el mas reciente, el ocurrido en la Línea 1 del metro, siendo más precisos entre Chapultepec y Juanacatlan, donde un corto circuito hizo que la gente, por si misma y sin apoyo del personal del metro, tuviera que salir de los vagones para caminar por las vías y evitar una intoxicación por humo.

La autoridad de protección civil del metro, y cualquier otra llamada autoridad, brilló por su ausencia, como normalmente pasa cuando sucede un hecho así en el metro. Todos están detrás de su escritorio y monitor buscando responsables, pero nadie se levanta para ayudar y servir al usuario.

900 millones no alcanzan para dar mantenimiento a los trenes, pero si alcanza para remozar las estaciones, es como tener un auto con un motor dañado pero preferir pintarlo para que no se vea viejo. Hay prioridades, y la seguridad está por encima de todas.

Ya ha quedado de manifiesto que el personal del metro no está capacitado para una emergencia, no está capacitado para combatir la delincuencia dentro de las estaciones, no está preparado para dar un buen servicio, y si alguien tiene dudas, dele los buenos días a quien vende los boletos y verá.

Si el gobierno actual está esperando que pase una desgracia mayor para entonces darle prioridad a lo importante, seguro que hará más grande el problema y el tiempo se consumirá como siempre buscando un culpable y no aplicando soluciones. El metro está colapsando, estación por estación, vagón por vagón. El comercio ambulante, los vagones, el robo, la prostitución, y otros males ya se han adueñado del lugar y el Director del Metro no tiene prisa en arreglar esto.

¿Cuanto de ese dinero se irá al Sindicato? Ese que ya se le ha demostrado que goza de muchos beneficios e instalaciones que ni siquiera ocupan, todas ellas, por supuesto, en mejores condiciones que el metro mismo. Insisto, pareciera que están esperando que pase una desgracia mayor porque no se ve para cuando hagan algo para arreglar las cosas.

Señor Mancera, usted quiere ser Presidente, yo quiero viajar seguro, no solo en el metro sino por la Ciudad entera, y si apostáramos en este momento quién consigue lo que quiere primero, le aseguro que los dos perderemos.

No quiero pensar que las autoridades ocupan al metro como caja chica y de ahí sacan dinero para sus próximos proyectos políticos, sin importar que la gente es la más afectada por tan deficiente servicio.

“..La vida y el amor son como una taza de caf??, no importa donde lo tomes ni de donde provenga el mismo, lo que importa es con quien la compartes…” “..si juntas una ilusi??n con un sue??o, tienes por resultado…..una raz??n para vivir…”
Abogado litigante activo, aficionado a los deportes y preocupado por el bienestar y protección de los animales. Fiel dueño de un perro y amante del pozole blanco de Guerrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *