Edrich Ballesteros Opinólogo DNaranja News

La CNDH como origen de una molestia general

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México como origen de una molestia general.

Todas las personas, por el simple hecho de ser seres humanos tenemos derechos, aquí en México, de acuerdo a la Comisión Nacional de Derechos Humanos se pueden definir de la siguiente manera: 

Los Derechos Humanos son el conjunto de prerrogativas sustentadas en la dignidad humana, cuya realización efectiva resulta indispensable para el desarrollo integral de la persona. Este conjunto de prerrogativas se encuentra establecido dentro del orden jurídico nacional, en nuestra Constitución Política, tratados internacionales y las leyes.

Esto significa, entre muchas otras cosas, que todos tenemos esos derechos, sin distinción alguna, no es algo que se pierda como los derechos políticos, no es algo que quede al arbitrio de una autoridad judicial como el caso de los derechos de familia, ni tampoco algo que pueda ser usado con fines de lucro como lo son los derechos de autor, no, los derechos humanos buscan dignificar a las personas, a evitar sean vulnerados en su honor, en su imagen, en su desarrollo.

Y sí, su intención es buena, pero sus ideales carecen de algo que es lo que hace enardecer a la gente cuando esta Comisión Nacional de Derechos Humanos emite sus recomendaciones y es que parece que están para defender al criminal, no para dignificar a las victimas.

En cada noticia que vemos donde interviene la CNDH, vemos que exige a las autoridades de cualquier índole el respeto de los derechos de aquellos que están sometidos a proceso, y muchas veces, emite recomendaciones para evitar que esa persona no solo sea juzgada, sino que también debe ser tratada con dignidad y evitar que la autoridad lo trate de una forma injusta o que ponga en peligro su integridad.

Estoy de acuerdo, no podemos juzgar a una persona sin antes conocer todos los elementos de un hecho, porque las cosas no son siempre lo que parecen, y para ello, es necesario que antes de condenar a alguien tengamos la certeza de que efectivamente, cometió un ilícito y debe ser castigado por ello, de lo contrario, no existiría el estado de derecho y muchos inocentes pagarían por algo que no hicieron (como en la actualidad).

Pero los que está comprobado que asesinaron, violaron, robaron, atentaron contra la sociedad, ¿siguen siendo humanos? es algo debatible sin duda, pero en la realidad es que este organismo autónomo considera que lo son y por ello, buscan que no haya exceso por parte de la autoridad en cuanto a sus funciones en la búsqueda de sancionar alguna conducta ilícita.

SENTIDO COMÚN

Pareciera que la CNDH trabaja en beneficio de los criminales, o al menos esa es la impresión que tenemos muchas personas, me incluyo, cuando surgen noticias respecto a la detención de un asesino, un violador, un pederasta, un proxeneta, un ladrón, y demás, donde los familiares de los agresores, solicitan a la CNDH que se exija la liberación del inculpado o por lo menos, se le respeten sus derechos y no lo maltraten.

La CNDH tiene esa obligación, que parece carece de criterio y sentido común, pues pareciera que no toman en cuenta el daño ocasionado a las víctimas y solo busca regular que al inculpado se le respeten sus derechos antes de provocar un linchamiento, si lo pensamos detenidamente, el fondo está bien, porque cualquier persona es susceptible a ser parte de un proceso judicial, y sin ser condenado somos probables responsables, así que lo que menos se le puede exigir al Estado es que garantice que nuestros derechos humanos no serán vulnerados.

La justicia es ciega, y es igual para todos, todos tenemos los mismos derechos, todos los mismos beneficios, y eso es algo que la labor de la CNDH debe proteger, nos guste o no, aunque quizás, y solo eso, quizás, en algún momento deberían emitir recomendaciones a los particulares, que sabiendo que el agresor es culpable, no lo quieran mostrar como una víctima del sistema porque eso, es lo que tanto nos molesta.

Abogado litigante activo, aficionado a los deportes y preocupado por el bienestar y protección de los animales. Fiel dueño de un perro y amante del pozole blanco de Guerrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *