veda electoral

LA VEDA ELECTORAL, ¿REALIDAD O FICCIÓN?

Este jueves comenzó la llamada “veda electoral”, también conocida como “tiempo de reflexión” que consiste de tres días previos a la elección en donde ni los candidatos, ni los partidos políticos, ni las encuestadoras podrán hacer propaganda de ningún tipo, pues con esto, se privaría a los electores de poder razonar su voto una vez que los candidatos ya han dado sus propuestas y es momento de estudiarlas para definir por quién votar.

Esto, no es por capricho, sino que está señalado en la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, en su artículo 251, apartado cuatro, que señala lo siguiente:

“El día de la jornada electoral y durante los tres días anteriores, no se permitirá la celebración ni la difusión de reuniones o actos públicos de campaña, de propaganda o de proselitismo electorales.”

Podemos observar que en dicho artículo nada dice respecto a quiénes deben acatar esta instrucción, y es porque en la misma ley y artículo, señalan los tiempos que deben durar las campañas tanto para Presidente, Diputados y Senadores que son para este año 2018 de 90 días, por ello todos empiezan el mismo día y terminan por ende de la misma manera, haciendo mención también a los partidos políticos y encuestadoras.

Y como toda ley, existen lagunas en la misma, pues si bien, directamente un candidato o partido no podrán hacer campaña, por ningún medio y de ninguna forma durante este periodo de veda, también es cierto que no existe una limitante para otras formas y medios, por ejemplo, un periódico puede publicar una noticia que involucre para bien o para mal a un candidato, lo cual seguramente influirá en el ánimo de algunos electores a la hora de decidir su voto, esto sin duda, es similar a hacer campaña, sin que claro, intervengan las personas que no pueden involucrarse de acuerdo a la ley.

Lo mismo pasa con las redes sociales, ningún reglamento hay para que una persona común y corriente, pueda emitir su opinión, hacer campaña a favor de un candidato, expresar su apoyo por tal o cual candidato, partido, etcétera, sin importar si lo hace con base o no, lo que nos hace suponer que los partidos políticos pueden estar atrás de este medio de difusión masivo, sin intervenir directamente, (o eso dicen) para seguir haciendo campaña, ya sea a favor o en contra de un candidato.

Si nos ponemos a pensar, no es tan complicado romper con esta normatividad, incluso rastreando la dirección IP de cualquier ordenador, lo que nos lleve a que los mensajes a favor de un candidato fueron escritos desde el interior del edificio del partido que abandera a dicho candidato, mientras sea a título personal y no usando las siglas o logotipos del partido, no se puede castigar al que lo haga, así de endeble es esta parte de la ley mencionada con anterioridad.

La televisión, la radio, revistas y otros medios masivos de comunicación, seguirán sacando noticias durante estos días de veda, pues nada se los prohíbe, en las redes sociales usadas por particulares, etcétera, la prohibición solo es para candidatos, partidos y encuestadoras.

¿Entonces de qué sirve?

La intención de la veda, como señalé, es que el elector tenga la oportunidad de reflexionar respecto a las propuestas de cada candidato y con ello, razonar su voto y manifestarlo así en la urna el día de la elección, pero en la realidad, es un hecho que estos tres días nadie guardará silencio, excepto los que la ley señala, que son menos que los que si pueden manifestar su apoyo, porque además, es un derecho constitucional, que se refiere a la expresión de ideas.

Había que ser muy inocentes para no aceptar que detrás de muchos de los mensajes que aparecen en redes sociales, y medios de comunicación masiva más típicos como la radio, televisión y  medios impresos no son promovidos por los partidos políticos, ellos siguen en lo suyo, eso sí, buscando la manera de no romper dicha ley, esto claro, para evitar sanciones que suelen ser muy elevadas por cierto.

Ya fueron 90 días, donde cada candidato dio propuestas, o no, pero 90 días que tuvieron que ocupar y darnos tiempo, aunque sea 3 días, para reflexionar nuestro voto, pero 90 días no bastan para algo tan así, por lo que usando ese vacío legal, muchos lo aprovechan para seguir en campaña.

Internet sigue siendo un basto campo de acción donde no hay leyes que terminen por controlarlo, un espacio donde una mentira falsa, también conocida como “fake news” pueden crear confusión entre los electores, donde nadie puede regular el apoyo de los usuarios respecto a un candidato, donde no se puede limitar por ninguna manera la forma de expresarse de aquellos que tienen acceso a la red, es sin duda, un territorio sin ley y los mas beneficiados son los candidatos en detrimento de la posibilidad real del electorado de analizar su voto.

Para que algo sea ilegal, debe haber una ley que prohiba ese algo, y para que dicha acción pueda ser castigada, debe existir una ley que lo sancione, sin esto, la veda no existe en la realidad, aunque los partidos y candidatos no hagan ruido por lo menos de forma frontal como en campaña, ya no habrá concentraciones masivas de personas para medir su aceptación y en algunos casos, su popularidad, pero si puede haber gente sin ningún cargo o fuero que en sus redes sociales, siga pidiendo el apoyo para su candidato.

Reflexionar el voto debería ser tan importante, que todos deberíamos estar en veda en estos momentos y a solas, en la privacidad de nuestros pensamientos, deberíamos estar pensando qué es lo mejor para el país.

Vota, recuerda que no solo es un derecho, es una obligación que debemos cumplir, pero vota por convicción, no por moda ni por condición.

Abogado litigante activo, aficionado a los deportes y preocupado por el bienestar y protección de los animales. Fiel dueño de un perro y amante del pozole blanco de Guerrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *