bodega aurrera vende pantallas por 5 pesos

Ofertas, precios y la PROFECO: el peso de la ley en una sociedad que no perdona

Recién supimos por diversos medios, de como en Bodega Aurrerá, allá en Ciudad Juárez, muchas personas obtuvieron pantallas de la más alta tecnología a un precio ridículo de entre 3 y 5 pesos, esto, por un error en la publicidad del producto dentro de la tienda en cuestión.

Aproximadamente, 35 personas se beneficiaron con esto, antes de que Bodega Aurrerá cerrara para abrir nuevamente ya con el precio corregido.

¿Por qué?

La Ley Federal de Protección al Consumidor, es una ley que como su nombre mismo indica, protege a los consumidores de prácticas comerciales ilegales, de abusos por parte de los proveedores de servicios y previene cualquier controversia posterior a la adquisición de un producto o servicio mediante lo que conocemos como “garantía”, todo esto, a través de una dependencia federal como lo es la Procuraduría Federal del Consumidor, mejor conocida como PROFECO.

Para el caso en concreto del que hablamos, dicha ley, en su artículo siete, señala lo siguiente:

ARTÍCULO 7. Todo proveedor está obligado a informar y respetar los precios, tarifas, garantías, cantidades, calidades, medidas, intereses, cargos, términos, plazos, fechas, modalidades, reservaciones y demás condiciones conforme a las cuales se hubiera ofrecido, obligado o convenido con el consumidor la entrega del bien o prestación del servicio, y bajo ninguna circunstancia serán negados estos bienes o servicios a persona alguna.

Como vemos, en la legislación está perfectamente especificado que los proveedores deben respetar sus precios, no hay disculpa alguna de que fue un error o un malentendido, ya que la misma ley señala que las ofertas y promociones deben ser claras y sin dejar duda alguna, lo que sucedió aquí, es que se equivocaron, o algún empleado dolosamente colocó los precios equivocados, algo de lo que el consumidor no tiene la culpa y por el contrario, la tienda tiene la obligación de respetar y vender el producto en el precio establecido.

¿Qué pasa si no se respeta el precio?

Uno podría pensar que esas 35 pantallas vendidas en 5 pesos no significan nada para la cantidad de dinero que ingresa a Bodega Aurrerá en un día normal, y quizás tengan razón, pero no tanto por que no les afecte practicamente regalar estas pantallas, sino por las sanciones a las que serían acreedores de no cumplir con dicho precio, y es que la citada Ley Federal de Protección al Consumidor señala duras sanciones para aquellos que no cumplan con lo establecido en dicho ordenamiento, y respecto a no respetar los precios, la sanción es la siguiente:

ARTÍCULO 128. Las infracciones a lo dispuesto por los artículos 7, 8, 10, 12, 44, 63, 63 bis, 63 ter, 63 quintus, 65, 65 bis, 73, 73 bis, 73 ter, 73 quater, 73 quintus, 74, 76 bis, 80, 86 bis, 87, 87 ter, 92, 92 ter, 98 bis y 121 serán sancionadas con multa de $518.37 a $2’ 027, 403.14

Esto, cabe aclarar, es la sanción por cada persona que reclame que no se le respetó el precio, lo que significa que de no haberles dado a esas 35 personas una pantalla a cada una por la cantidad de 5 pesos, las multas habrían ascendido a más de 50 millones de pesos, no había mucho que pensar, lo mejor era vender esas pantallas en ese momento.

¿Cómo corrigieron el error?

Dicen que lo que no está prohibido, está permitido, así que lo que hizo Bodega Aurrerá, fue cerrar sus puertas al público para corregir las etiquetas de los productos y con ello, evitar una sanción en caso de no acceder a venderlos en un precio inferior al mínimo permitido para dicho producto, ya que de no hacerlo, las pérdidas hubieran sido mayores, aunque nunca del tamaño de la multa correspondiente por no respetar un precio ofrecido al público.

Una sociedad que no perdona este tipo de errores, se aprovechó, mi labor no es hablar de conciencia, de moral, de valores siquiera, tan solo expongo lo que la ley señala a un caso donde dicha sociedad, con el respaldo de la ley, hizo uso de sus derechos como consumidor en vez de hacerle notar a los encargados del lugar que había un error, la ley es la ley y como tal se debe cumplir.

¿Qué hacer como consumidor si no me respetan un precio?

Lo ideal es tomar una fotografía o imagen del producto con el precio, señalando la fecha y la hora, para después, llamar a PROFECO para que ésta envíe verificadores, serán ellos los que determinen si hay una irregularidad o no, y con ello, estaremos en aptitud de iniciar un procedimiento de queja que traiga como resolución, que se nos respete el precio y hará acreedores a una multa a quienes no respeten esto.

No siempre es lo mismo el derecho que la justicia, pero si un acto es legal, es válido.

Abogado litigante activo, aficionado a los deportes y preocupado por el bienestar y protección de los animales. Fiel dueño de un perro y amante del pozole blanco de Guerrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *