hombre rompe bandera de mexico

Una bandera desgarrada y el abandono de una identidad

Recién vimos en diversos medios de comunicación como simpatizantes de Donald Trump desgarraron una bandera de México, en una muestra de total apoyo a las políticas anti inmigrantes del hoy Presidente de una nación que se formó históricamente a base de la inmigración, notamos el júbilo y el placer que eso provocaba en quien realizó esta acción, como también la indiferencia de quienes estaban alrededor.

No es de sorprenderse que los Estados Unidos de Norteamérica tengan a Donald Trump como su líder, y aunque haya muchos que se manifiesten en contra de sus decisiones, otros tantos las celebran. En realidad no me atrevo a decir si son la mayoría, pero tampoco son 10 personas nada más en toda esa nación, el verdadero rostro de los Estados Unidos se hace ver a través de estos personajes que creen que están por encima de todo aquel que a su criterio, no sea un verdadero norteamericano, algo así como las ideas de un líder alemán que decía que solo los puros merecían vivir.

Pero entre estas y otras acciones del Presidente Trump, viene la otra cara de la moneda, y es la reacción de los mexicanos respecto a una acción que debería, en teoría, indignarnos de sobre manera, pues se está atentando contra un símbolo de identidad, pero no, no es así, desde las instituciones hasta los ciudadanos, muchos han preferido el silencio e incluso, se han puesto a debatir si “un trapo” como algunos le llaman, vale la pena para tanto argüende.

Un país se forma con base en los hechos históricos que traen como consecuencia el presente en el cual vivimos, ese “trapo” como algunos señalan, se creo con la sangre, el dolor y coraje de aquellos que en su momento lucharon por darle a México una grandeza, aquellos que lucharon por que hoy fuéramos una Nación libre, soberana, independiente y auto suficiente, por muchos héroes anónimos que sacrificaron su vida, su familia, su trabajo para luchar por algo en lo que ellos creían y que se vio reflejado en la creación de una bandera que nos identificara a todos como mexicanos.

Si como sociedad no somos capaces de entender que las cosas valen por lo que representan, estamos condenados a carecer de una identidad, y ante ello, ninguna causa será capaz de unirnos, situación que muchos hasta hoy aprovechan para saquear al país, para burlar sus leyes, para pasar por encima de las instituciones; sin identidad, somos solo un grupo de personas que habitamos en un mismo espacio territorial, pero muy lejanos unos de otros, porque tenemos una idea diferente de lo que significa ser mexicano.

Un “trapo” que no vale nada, es el reflejo de una sociedad que tampoco vale mucho, conformada de individuos, no de grupos, de parientes, no de familias, de integrantes, no de equipos, a mi me duele que no haya respeto por aquello que nos debe identificar, pero me duele más que no a todos les duela…

Abogado litigante activo, aficionado a los deportes y preocupado por el bienestar y protección de los animales. Fiel dueño de un perro y amante del pozole blanco de Guerrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *