Frida sofia enrique rebsamen

FRIDA SOFÍA Y LA MANIPULACIÓN DE EMOCIONES

El martes 19 de Septiembre, se recordaba en México el terremoto de 1985. A las once de la mañana se llevó a cabo un mega simulacro y posterior todo regresó a la normalidad, la vida seguía sin ninguna complicación accesoria.

De repente, a la 1:14 sin aviso alguno, sin alarma, sin alerta, el suelo comenzó a moverse de una manera por demás imponente, los muebles se desplazaban y se hacía más fuerte. Se oían crujir ventanas, puertas de madera, cosas caían de su lugar, y entre tanto, sonó la alerta sísmica.

Cuando nos repusimos de esto, nos enteramos que muchos edificios colapsaron en la CDMX y el más representativo de la desgracia fue una escuela situada al sur, de nombre Enrique Rébsamen.

Ahí, se hablaba de que muchos niños se encontraban atrapados, la sociedad civil, el Ejército y la Marina se dieron a la tarea de ayudar y así empezó el trabajo arduo y continuo, las manos se multiplicaban y los ánimos se mantenían.

El día 20 muy temprano, se daba la noticia que se encontró a una menor, que imediatamente tuvo un nombre: Frida Sofía, se decía que tenía no más de 13 años, y que según sus palabras se encontraba con por lo menos otros dos niños.

Fue ahí, donde los medios de comunicación se volcaron hacía el lugar, en más de 3 ocasiones se dijo que se estaba a minutos del milagroso rescate, pero algo los detenía, por un lado el personal de la Marina hacía su trabajo y afuera, un grupo aparte hacía lo mismo, es decir, había dos frentes para un mismo lugar, que trabajaban sin ninguna coordinación.

Pasaron las horas y no cambiaba nada, el Secretario de Educación Pública se hizo presente desde temprano y ahí estuvo todo el día, en espera del milagro de que Frida Sofía saliera con vida, y ahí, se mantentuvo como fiel testigo de los trabajos.

Una transmisión ininterrumpida por horas y horas que tuvo a la gente al pendiente, se decía que estaban a centímetros, que ya le habían dado agua, comida, que ya habían tenido contacto con ella, que incluso ya la habían tocado, pero no salía.

De repente, el grupo de civiles aprovecha los medios para pedir más material, muy específico, mientras que la Marina decía que no hacía falta, todo comenzaba a ser más confuso. La gente comenzaba a pensar cosas y nos trajo a la memoria a “Monchito” un niño de 9 años que en el sismo del 85 se decía que estaba atrapado en su casa en la calle de Venustiano Carranza ya después de varios días de la desgracia y que al final nadie encontró.

El despliegue de los medios hizo que todos volcaramos nuestra atención hacia esta escuela, y lo manejaron de tal manera que los sentimientos estaban a flor de piel, pero algunos conservaban la razón.

¿Cómo era posible que dijeran que estaban a centímetros de la menor y después dijeran que estaba un nivel más abajo de lo que creían?

¿Cómo es que hablaron con ella y supieron su nombre, le dieron agua, comida, pero nunca llegaron a ella?

¿Cómo es que no había ningún adulto que se dijera su familiar esperando su salida?

¿Cómo es que después no eran 2, sino 5 niños más los que habían detectado pero que tampoco podían llegar a ellos?

Un rescate que decían que estaba a minutos, después a horas, después ya no se sabía, y hoy, personal de la Marina dijo que ya contaron a los niños rescatados, a los fallecidos y a los que están recibiendo atención hospitalaria y que ya no queda ninguno abajo de los escombros, pero sí, una persona adulta que trabajaba en el área de intendencia.

Así que por más de 24 horas, los medios jugaron con nuestras emociones, desviaron nuestra atención de otros puntos y hoy solo dijeron que no hay niños pero en la zona se sigue trabajando para rescatar a la mujer atrapada.

Puebla, Morelos, Oaxaca, Chiapas ocupan más esa atención y difusión, pero por un día entero, estuvimos esperando que saliera de entre los escombros una niña que nunca existió.

La Marina nos mintió, los medios nos mintieron, la población civil nos mintió, los rescatistas nos mintieron, o todos nos dejamos engañar, es cuestión de enfoques.

Hoy, Frida Sofía ya descansa junto a Monchito, junto a Timmy O´Toole y junto a tantos que nunca existieron pero que sirvieron para mantenernos pegados a la televisión…

“..La vida y el amor son como una taza de caf??, no importa donde lo tomes ni de donde provenga el mismo, lo que importa es con quien la compartes…” “..si juntas una ilusi??n con un sue??o, tienes por resultado…..una raz??n para vivir…”
Abogado litigante activo, aficionado a los deportes y preocupado por el bienestar y protección de los animales. Fiel dueño de un perro y amante del pozole blanco de Guerrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *