Captura de El Betito

Con la caída de “El Betito” líder de la Unión Tepito, el gobierno de la CDMX queda en evidencia

Roberto Moyado Esparza fue detenido, junto con su hermano José en fechas recientes allá por los rumbos de Tlalpan, el primero es el líder del grupo delictivo conocido como “La Unión Tepito”.

De acuerdo a las autoridades de la división antidrogas, su captura fue el resultado de un trabajo de inteligencia que permitió dar con este delincuente, cuya organización no se hizo presente solo en Tepito, sino en varias zonas de la CDMX, como las delegaciones Venustiano Carranza, Gustavo A. Madero, Cuauhtémoc, Iztapalapa, Tlalpan, y se disputaba la plaza en Tláhuac, Xochimilco, con el fallecido “Ojos” de quien ya hemos hablado en este medio.

Hace un tiempo escribí una nota cuando la Secretaría de Marina abatió al delincuente conocido como “El Ojos” en Tláhuac que pueden consultar aquí.

“El Betito” comenzó su vida criminal siendo uno de tantos narcomenudistas de la zona de Tepito y La Lagunilla, donde con el tiempo, fue tomando fuerza debido a lo sanguinario de su actuar, si bien Tepito era un barrio bravo, con “La Unión” la sangre comenzó a correr, algunos cayeron por defenderse, otros por no aceptar las condiciones de “El Betito” y otros por estar donde no debían cuando no debían, quien piensa que Tepito es zona sin ley, está equivocado, la ley tenía nombre, pero lo conocían mejor como “El Betito”, quien además, al mero estilo de los narcotraficantes de la zona norte del país, comenzó a hacer mas notoria su presencia con mantas, con desmembramientos, balazos, mientras que la autoridad local, seguía y sigue insistiendo que no hay cárteles del narco operando en la CDMX, solo narcomenudistas.

Al ser capturado, después de haberse sometido a una cirugía estética, para pasar desapercibido (en autos de lujo por la zona de Tepito eso no puede ser tan fácil) se dice que intentó sobornar a sus captores, ofreciéndo millones de pesos, todo producto del narcotrafico, del secuestro, de la extorsión y demás, pero no pudo librarla y enfrentará cargos locales y federales próximamente, en un juicio del que esperamos, la justicia haga lo suyo y no sea liberado por falta de elementos o por cualquier tecnicismo de la nueva ley penal que protege a todos, menos a los ciudadanos.

Millones de pesos obtenidos de actividades ilícitas, y nadie dijo nada

Al salir de su zona natural, y pretender ir a zonas como Polanco, San Angel y demás a seguir cobrando derecho de piso, su presencia se hizo aún mas notoria, no le bastó lo que tenía, quiso ir por más y esa fue su perdición, como la gran mayoría de los que nunca han tenido nada, el día que tienen no saben que hacer con eso, y buscó más y más, sin importar los métodos, buscaba ser dueño de toda la CDMX, pero claro que no estaba solo, siempre coludido por autoridades locales y federales corruptas que lo protegían a él y a su gente, gente que detrás de un uniforme hacía del servicio público un cochinero, porque el dinero lo puede todo, así que de igual forma ya se está investigando esto para dar con todos los elementos que servían a los fines de “El Betito”, algunos seguramente ya huyeron antes de verse atrapados, otros quizás pronto ocuparán una curul en alguna de las Cámaras, sea la de Diputados o Senadores, sobre todo esos, que siempre negaron que este era un problema ya grande para la CDMX, otros, seguirán operando como si nada.

Y faltan muchos más que siguen operando en esta CDMX y que la autoridad local sigue consintiendo, sobre todo en la Delegación Cuauhtemoc, que es donde se encuentran las zonas más conflictivas de toda la CDMX, como lo es el Centro Histórico, como lo es Tepito, la Zona Rosa, entre otras, porque sería imposible que la autoridad capitalina siga sin entender que hay una mafia en el Eje Central, que hay bandas delictivas operando en el sistema de transporte colectivo metro, que todos los días hay sangre en las calles ya sea por un asalto, por un secuestro, o por pelearse una plaza, que el robo de autopartes sigue en aumento en las calles de la CDMX, lo mismo en los taxis, sean particulares o de UBER, que no solo son nacionales sino extranjeros los que operan aquí sin que hasta hoy hayan tenido la capacidad como autoridad de hacer algo, o siquiera aceptar el problema, solo son, dicen, eventos aislados.

Vendrá el cambio de gobierno en la CDMX, como también del gobierno federal, habrá que ver sus políticas de seguridad y sabremos si esto tendrá un fin o tal cual continuará sin problema alguno, es cuestión de esperar…

Seguirá el gobierno federal siendo el que capture a estos criminales que operan en la CDMX o la Procuraduría capitalina hará algo más allá?, considerando que tanto el nuevo Presidente como la nueva Jefe de Gobierno se caracterizan por tener lazos muy estrechos, y uno no va a evidenciar al otro.

Abogado litigante activo, aficionado a los deportes y preocupado por el bienestar y protección de los animales. Fiel dueño de un perro y amante del pozole blanco de Guerrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *